0

Compaginar quehaceres con oposiciones.

Es duro compaginar tiempo, ganas y dedicación con el resto de tu vida cotidiana. Hay quienes lo llevan mejor, hay quienes lo llevan peor. En las manos de opositor está el poder conjugar todos los factores sin que se monte el caos… Pero: ¿Cuál es la clave?

Aquí cada uno tiene su remedio y hay soluciones para todos los gustos, aunque todas ellas conllevan un plan de estructura y horario que debe ser muy recurrido pero maleable y adaptable. Cuando se organizan “planings” rígidos, ahí viene es problema.

Cada uno debe buscar sus prioridades diarias, ir anotando el tiempo que se necesitará invertir en los quehaceres de cada día. Por supuesto quien trabaja ya sabe que su horario será menos flexible. Por otro lado hay que reservar tiempo para explayarte, para la pareja, etc.

Después de calcular más o menos con ese horario hecho, las horas diarias que le podrás dedicar al estudio, no te estreses con lo típico de “no me da tiempo”. Cada cual lleva su ritmo. Si el tuyo es más lento porque estás trabajando, o tienes un bebé…, y sólo puedes dedicar una o dos horas al día, no desistas, ya llegarán las oposiciones para las que tú también estés preparado.


Escribe un comentario