0

Estudiar en junio

meneame_share

study Estudiar en junio

Bueno, junio se acerca, y para algunos es el momento que tanto han esperado, aunque no de buen agrado que digamos… Hablo de los docentes que desean ingresar en la función pública.

Ya a estas alturas, si queda alguna comunidad que no ha presentado la convocatoria, sería un feo tan grade hacia los opositores que se merecerían que el opositor pudiera prescindir de presentarse y quedarse solos con el culo al aire…

Y volviendo al tema que merece mi artículo… Ya viene nuestro amigo Junio. Sé que muchos diréis: ahora ya me encierro y no salgo ni a saludar al sol… Pero desde mi punto de vista, sería un “estrellato” contra el suelo. Lo mejor es organizar el planining que se nos avecina, sin olvidar la vida social y los momentos de relajación

Para mí es inevitable dar entrada en nuestras vidas al verano, así que organízate un par de escapaditas a la típica terracita de verano o a la playita. Puedes llevarte tus apuntes en mano para releer, aunque lo ideal sería disfrutar de un par de horas de sol sin hacer nada.

También debes recordar que vives en comunidad, y si durante junio nadie te ve, tal vez luego no te reconozcan: por fallos en su memoria, o porque la cueva te ha cambiado… Queda alguna vez por semana para comer, o bien para tomar algo.

Todos estos consejos os aseguro que pueden hacer que en Junio se saque la oposición. Muchas veces, el tribunal ni oye lo que le cuentas. Les tienes, más bien, que entrar por los ojos. Y si ven una alma blanca (por falta de luz solar), empobrecida por la falta de aire y de vida y llena de hongos por la vida en la cueva, no creo que seas uno de sus aspectos favoritos.

Vale la pena apretar codos en junio, pero sin dejar de llevar nuestra marcha normal. Hay que resultar saludable. Sonreir, venderte, como si de un casting se tratara… Así que, gánale a junio unos rayitos de sol, hazte un buen masaje y duerme bien. Estos son mis consejos para un trepidante mes de junio.


meneame_share

Escribe un comentario