0

El lado oscuro de las oposiciones

meneame_share

desesperaci%C3%B3n ante el fracaso El lado oscuro de las oposiciones

Hoy quiero ser lo más sincera posible, pues he estado releyendo las opiniones y artículos que he escrito durante todo este tiempo, y me da la sensación de que siempre he dado ánimos y he mostrado el lado de color rosa de lo beneficioso que resulta sacarse las oposiciones… Pero así, sólo estoy dando la espalda a una realidad angustiosa, la cual quiero hoy reflejar, por dura que resulte.

En un tribunal cualquiera, de unas oposiciones cualesquiera, pongamos que se van a adjudicar 3 plazas, y el número de opositores reales, de los que sí se presentan y pasan todas las pruebas, asciende a 50. Al terminar las tan duras pruebas, el daño físico y moral que los 50 han sufrido, durante horísimas de estudio, días sin dormir, nervios en el estómago, y tensión extrema, se verá correspondido para sólo 3 personas. Sólo 3 personas, de 50 que han opositado verán su esfuerzo recompensado, en este hipotético caso, tan parecidito con la realidad habitual.

Así que tendríamos una decepción total, un sentimiento de tiempo perdido, y un desconcierto confuso, en nada más y nada menos que en 47 personas de esas 50… Qué triste, no? Qué duro!! Cuando se ve una realidad tan cruda, duele mucho y sabe mal, y pienso que no se les podría jamás decir a esos opositores que no aprobaron, que para el año que viene deben ir más preparados, que estudien más, o que no se lo toman en serio, porque todos sabemos que 47 iban a quedarse fuera, antes incluso de hacer los exámenes…

Y al suspender qué pasa?? Se acaba el mundo?? Hay salida para tan grave situación??

Bueno, esto depende de cómo nos hubiéramos cogido las oposiciones. Hay personas que apuestan todo su tiempo, su dinero y su vida a una carta; a aprobar las oposiciones. No trabajar y vivir del aire para tener timpo para estudiar, dedicar los cuatro duros que se tienen para pagar las academias, o encerrarse en casa durante meses para estudiar, son sólo una parte de las “locuras” que se hacen para sacar las oposiciones… Son tan deseadas, que pueden llegar a resultar una obsesión.

En esos casos, donde las personas lo dan todo a cambio de prepararse unas oposiciones las cuáles nadie les aseguró que fueran a aprobarse seguro, vienen los problemas, las depresiones, y el literalmente “quedarse tirado”. Sin pasta, sin trabajo, sin futuro

Así pues, ¿Cómo podemos evitar llegar a este estado del caos? Mi respuesta es rotunda. Las oposiciones son el as en la baraja… Pero hay que tener más cartas con las que vivir, con las que tirar hacia delante. Hay que tomarse las oposiciones como algo que mejorará sustancialmente nuestra calidad de vida y de trabajo, pero no como la única forma de subsistir, pues son para complementar y mejorar, nunca para sobrevivir.

buscar salida ante adversidades El lado oscuro de las oposiciones


meneame_share

Escribe un comentario